Métodos de robo invasivos, ¿aún se implementan?

Es curioso como las técnicas de robo han evolucionado al mismo ritmo que la cerrajería, ya que se trata de vulnerar el mayor número de herrajes en virtud de cometer actividades de robo.

De hecho, se han puesto muy de moda los métodos de robo que dejen la menor cantidad de rastros posibles, y generen una cantidad mínima de ruido a fin de evitar generar sospechas.

Son las metodologías de robo donde se emplean herramientas y tecnologías empleadas por los cerrajeros 24 horas terrassa, como el ganzuado, bumping y otras, ya que se tratan de estrategias limpias de apertura de cerraduras y herrajes.

Sin embargo, existen otras técnicas que, aunque un poco ortodoxas, ofrecen el mismo resultado para los maleantes de hacerse con las cosas, y se trata de las técnicas de robo invasivas.

¿Qué son las técnicas de robo invasivas?

Son métodos que a diferencia del ganzuado o del bumping, emplean herramientas más agresivas que violentan las cerraduras, haciéndose evidente el daño en éstas.

Herramientas como los taladros, sierras y palancas son características en este tipo de métodos, donde también se incluyen los extractores de cilindros.

Existen dos razones fundamentales por las que los ladrones recurren a estas técnicas, y la primera se debe a que, en el momento que fallan los métodos no invasivos, se utilizan estas técnicas en consecuencia.

La otra razón se debe a que, quienes roban en casas o negocios no cuentan con la pericia para abrir una cerradura de forma limpia, y  recurren a métodos violentos, o por así decirlo, de la vieja escuela.

En todo caso, en el robo de propiedades existen muchísimas variables que entran en juego, pero el caso es que esto es lo que más se evidencia, según la experiencia de los cerrajeros forenses.

El papel de los cerrajeros forenses

Un cerrajero forense es aquel que detecta los métodos de robo que se han utilizado para vulnerar los herrajes, y trabajan en colaboración con las autoridades policiales en la captura de los ladrones.

Estos cerrajeros  (https://cerrajerohorta.es/)afirman que, cuando a un ladrón experimentado se le imposibilita vulnerar la puerta a través de ganzúas o bumping, prefiere dejar de lado el robo.

Estos ladrones recurren a métodos invasivos cuando no puedan ser fácilmente descubiertos, ya que son métodos ruidosos y muy notorios a las demás personas.

En todo caso, los maleantes buscan generar el menor número de sospechas y rastros para evitar ser atrapados, no obstante, ladrones de poca monta aun recurren a técnicas invasivas.

¿Qué deben hacer las personas en estos casos?

Las opciones en herrajes son muy variadas, y en la medida que transcurre el tiempo, se van optimizando en virtud de reforzarlas contra los intentos de robo.

Las personas deben aprovechar ese aval para evitar los robos, instalando estos dispositivos a fin de minimizar la incertidumbre, ya que los riesgos son latentes a la hora de ser despojados de nuestros bienes.

Se trata de hacerle difícil a los ladrones el hecho de acceder a nuestras propiedades para robar, ese es nuestro papel.

 

 

 

 

 

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.