Mitos y verdades de la seguridad

security, lock, key
security, lock, key

En cuanto a la seguridad hay muchos, él dice, ella dice. Siempre se encuentran verdades que no parecen verdades, y hechos que venden, pero que al final no tienen ni una pizca de verdad. En este caso hablaremos de los mitos que tiene la seguridad y cuál es su realidad.

  • Mientras más cerrojos tiene una puerta, más seguro es su cierre

Tenemos que pensar en que los amigos de lo ajeno no van directamente por el cerrojo de la puerta. Ellos buscan mecanismos alternos que le permitan llegar a este, pero no siempre se trata de forzarlo directamente. Si tenemos más cerrojos, y cada uno de estos es tratado de una forma individual entonces el trabajo que tendrán ellos será más laborioso y se tardarán más tiempo. No es tanto la cuestión de la cantidad, sino de la resistencia que estos tengan ante diversos ataques. Si tenemos una cerradura multipunto entonces cada uno tendrá que ser atacado individualmente, pero si la puerta solamente tiene un cierre entonces no será tan segura. Al final de todo es esto lo que importa, los cierres individuales ante la cantidad de cerrojos.

  • Algunas puertas son más seguras que otras

Generalmente cuando vamos a adquirir un tipo de puerta, todo va a depender de cual sea y las características de seguridad que tengan. A veces los mismos vendedores se confunden y dan prestaciones para las puertas acorazadas que en realidad son para las blindadas. Y sí, estas son muy seguras ya que están formadas por un armazón de acero, además de placas de madera para darle más estética y contienen una gran resistencia frente a intentos de forcejeo o ante accidentes como incendios, gases, entre otros.

  • Puertas de seguridad, ¿impenetrables?

En este caso caemos en un debate ya que las puertas de seguridad, no es que sean dispositivos impenetrables, pero hay una cierta verdad en ese mito. El problema es que cuando se realiza la instalación de una puerta de seguridad, hay que tomar ciertas medidas. Esta instalación es mejor que la haga un cerrajero profesional porque ellos saben que por lo menos, los marcos deben estar fijados, las bisagras deben ser reforzadas si se quedarán por fuera. Además, los ladrones que son experimentados necesitan disponer de tiempo a la hora de abrirlas, así como de conocimientos y habilidad. Este mito tiene cierta verdad, pero son demasiadas cosas a tomar en consideración que al final en conjunto no se dan.

  • La instalación con obra refuerza a la puerta

Cuando se va a instalar una puerta de seguridad, esta tiene diferentes tipos de instalación a los cuales apegarse. En este caso, del que hablamos es de la instalación con obra. Que consiste en fijar la puerta (con el marco) con yeso. Esta tiene una duración de varios días porque el material debe secarse. Si existen holguras, esta tiene que volverse a instalar, perdiendo más tiempo. Es por eso que a pesar de que sea un método factible, la gente busque otras maneras y por lo menos, usar otros métodos de tornillería que pueden llegar a ser mejores que estos.