Puertas de metal o de madera

puertas-de-maderaLas puertas son inventos muy antiguos, pero de verdad verdad antiguos. De los tiempos donde aún estabamos aprendiendo a vivir en sociedad (aunque algunos dirán que todavía estamos intentando aprender eso mismo) y como tal cuando las comenzamos a fabricar, lo mejor que teníamos a la mano para hacerlo era la madera.

La madera es muy fácil de trabajar, muy fácil de obtener, es flexible y resistente, además de fácil de armar para llegar al tamaño y forma necesarios para el espacio que se quiere cubrir. En esa época, el metal era para usos mucho más pequeños y puntuales, la idea de cubrir todo un espacio de una puerta en metal era altamente poco práctico, difícil y costoso.

Así que la madera imperó sobre los demás. Pero como el mundo avanza y la tecnología con él, hubo un punto de la historia donde realizar una puerta enteramente en metal se volvió algo factible y entonces una rivalidad nació: puertas de madera vs puertas de metal.

Cada una tiene sus ventajas y desventajas que todos nos podemos imaginar. Las puertas de madera suelen ser “cálidas” al tacto a la vista, estéticamente más armónicas y naturales y es fácil encontrarlas en diseños variados y llamativos. Las puertas metálicas por su lado pueden ser mucho más resistentes, dependiendo del grosor utilizado y mucho más flexibles.

Entonces, en el momento de decantarse por una u otra, aunque suene a cliché, lo mejor es combinar lo mejor de ambos mundos. Es aquí que nacieron las puertas blindadas, de las cuales puede saber mas en http://cerrajeroelraval.es.

Estas son puertas que aunque por fuera son de madera, y en general al estar cerradas son bastante similares a las puertas clásicas de pura madera, en su interior encontramos uno o varios refuerzos metálicos que brindan una enorme capa de protección a nuestra puerta. Normalmente este elemento metálico suele ser una lámina de 2 o 5 mm de grosor, aunque también se encuentran algunos reforzados con barras sólidas de metal que atraviesan de extremo a extremo la puerta.

Siempre es bueno recordar que lo ideal de estas puertas es que pasen desapercibidas, porque como dice el dicho: el clavo que sobresale es el que se lleva el martillazo. Por lo tanto es recomendable aprovechar su carácter indistinguible y mantenerlo.

Algunos piensan que un aspecto de mayor seguridad visual sirve de factor disuasivo para los criminales, pero en nuestro consejo, en realidad ese aspecto suele ser un factor llamativo, algunos invitados por el reto, otros por la promesa de que adentro deben haber mejores tesoros.

Claro, al hablar de combinar la madera y el metal, las puertas blindadas son apenas el primer escalón. En esta materia nos encontramos a las puertas acorazadas (y algunas denominadas semi acorazadas) y las puertas de seguridad.

Cada una con sus refuerzos y beneficios extra que ya cada quien debe sopesar si es necesaria para su hogar o no y si puede cubrir el costo, que se puede ver muy inflado a mayor seguridad, pero que siempre debemos recordar, que en realidad estamos hablando de una inversión para nuestra tranquilidad y paz mental.